Obama y Romney en la recta final**Una encuesta de CNN/Opinion Research coloca a Obama tres puntos porcentuales por encima de Romney en Ohio, aumentando a 2,4% el promedio realizado por RealClearPolitics entre todos los sondeos en ese estado.

El presidente estadounidense Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney queman sus últimos cartuchos en el último fin de semana previo a la decisión del electorado el martes sobre quién será el ocupante de la Casa Blanca.

Los aspirantes batallarán en los estados clave que serán determinantes en la elección del martes: Obama buscando solidificar su línea de defensa, Romney intentando un impulso de última hora.

Obama hará campaña en Ohio (norte), posiblemente el estado más decisivo, para luego dirigirse a los importantes campos de batalla de Wisconsin (norte) y Iowa (centro-norte), antes de llegar a Virginia (este), donde espera asegurarse la victoria.

“El martes, Estados Unidos va a elegir entre el estancamiento y la prosperidad. Desde hace cuatro años, la política del presidente Obama ha agobiado a la clase media estadounidense”.

Romney, renovado tras el mayor acto de su campaña que reunió a unas 18.000 personas en la fría noche del viernes en West Chester, Ohio, recorrerá New Hampshire (noreste), Iowa y Colorado (centro-oeste).

En un combate cerrado el último fin de semana previo al comicio, ambos aspirantes estarán en la ciudad de Dubuque, en el este de Iowa, con pocas horas de diferencia.

En su multitudinario acto del viernes, Romney reunió a sus antiguos rivales en la primaria republicana Rick Santorum y Rick Perry, así como al veterano John McCain, que enfrentó a Obama en la elección de 2008. En total, 45 legiladores y familiares del candidato y su compañero de fórmula Paul Ryan, asistieron al mitin en el bastión republicano de Cincinnati.

“Ya casi llegamos a casa. Un último empujón y llegamos”, dijo Romney ante una multitud que la policía estimó en 18.000 personas. “Estamos tan, pero tan cerca. La puerta hacia un futuro mejor está allí, abierta, esperándonos”.

Obama, por su parte, evadió el viernes una bomba de último minuto al anunciarse que el desempleo en octubre subió 0,1 punto porcentual, a 7,9% (por debajo de la barrera del 8%) y la creación de 171.000 puestos de trabajom mejor a lo esperado, lo que impulsó sus esperanzas reeleccionistas.

Sin ser espectaculares, estos indicadores fueron bien recibidos por el mercado y dieron pie a Obama para argumentar que la economía mejora.

Pero consciente de que millones de estadounidenses aún padecen el persistente impacto de la peor recesión desde 1930, Obama evitó empero un tono triunfalista. “Hemos hecho progresos reales”, dijo en Hilliard, Ohio.

Por su lado, Romney afirmó que la tasa de desempleo era un “triste recordatorio” de que la economía estadounidense está en una “virtual paralización”.

“El martes, Estados Unidos va a elegir entre el estancamiento y la prosperidad. Desde hace cuatro años, la política del presidente Obama ha agobiado a la clase media estadounidense. Desde hace cuatro años, el presidente Obama nos dice que hemos hecho progresos y que las cosas mejoran”, señaló.

“Cuando yo sea presidente, realizaré auténticos cambios que producirán una auténtica recuperación, porque los cuatro próximos años serán mejores que los cuatro pasados”, prometió Romney.

Por otra parte, Obama acusó a Romney de tergiversar los hechos, al citar un aviso publicitario de la campaña republicana que denuncia que el fabricante de automóviles Chrysler busca exportará trabajo a China produciendo allí sus vehículos Jeep.

“Sé que estamos cerca de una elección, pero esto no es un juego. Son los empleos de la gente. Son las vidas de la gente”, dijo Obama, puntualizando que los jefes de la compañía habían desmentido esa afirmación.

El presidente suele evocar su decisión en 2009 de salvar a la industria automotriz de la quiebra. Uno de cada ocho puestos de trabajo en Ohio están vinculados al sector, y la oposición de Romney a aquel rescate ha significado un lastre para el aspirante republicano.

Tras varias semanas en que los candidatos aparecieron cabeza a cabeza en las encuestas, hubo nuevas señales de una solidificación de la posición de Obama.

Tras varias semanas en que los candidatos aparecieron cabeza a cabeza en las encuestas, hubo nuevas señales de una solidificación de la posición de Obama.

La mayoría de los nuevos sondeos muestran una carrera muy estrecha a nivel nacional, pero con una mejor posición para Obama en los estados indecisos.

Una encuesta de CNN/Opinion Research coloca a Obama tres puntos porcentuales por encima de Romney en Ohio, aumentando a 2,4% el promedio realizado por RealClearPolitics entre todos los sondeos en ese estado.

La elección presidencial en Estados Unidos es indirecta. Cada estado aporta un número de votos al colegio electoral, y los aspirantes necesitan al menos 270 votos dentro del colegio para acceder a la Casa Blanca.

Obama aventaja a Romney en varios de los clave para asegurarse esos 270 votos electorales.

No obstante, la ventaja de Obama entra en el margen de error de las mediciones, que deberán ser confirmadas por los votantes, y pese a que ambos bandos expresan confianza en su respectiva victoria, de seguro tendrán una nerviosa noche electoral el martes cuando aguarden los resultados.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*