Un Luis Fortuño determinado a recuperar el apoyo de la base del Partido Nuevo Progresista (PNP) y un Alejandro García Padilla más “arriesgado” buscando aglutinar fuerzas más allá de las fronteras ideológicas del Partido Popular Democrático (PPD).

Esa fue, según entendidos en materia política, la imagen que prevale de ambos candidatos a la gobernación al concluir sus respectivas asambleas de delegados en las que fueron aprobados sus programas de gobierno.

Para el analista político Carlos Díaz Olivo, resultó llamativo el tono casual, espontáneo y hasta de burla que empleó García Padilla al referirse directamente a Fortuño.

El máximo líder de la Pava mencionó durante su mensaje que el mandatario tenía “cara de oveja bien administrada”, que al igual que otras figuras novoprogresistas lo que hablaba era “engañol”, y que incluso se sentía más estadounidense que el exgobernador Rexford Tugwell, designado por el gobierno federal para dirigir el país en la década de 1940.

“Nunca, hasta ahora, Alejandro había ridiculizado al gobernador”, resaltó el profesor de Derecho al recordar que la estrategia que había adoptado García Padilla era, en lo posible, evitar hablar y mantenerse al margen de las controversias. Ese plan de campaña había desaparecido la “personalidad natural” de García Padilla, que, según el analista, comenzó a asomarse ayer.

A juicio de Díaz Olivo, el aparente cambio de estrategia percibido en el tono puede resultar “arriesgado”, y de otra parte, la constante alusión a sus orígenes puertorriqueños podría obedecer a un intento por ganarse el voto de sectores de izquierda resentidos por su cambio de postura respecto a la consulta sobre el derecho a la fianza, que se realizará en agosto.

Provecho político

Mientras, para el licenciado Domingo Emmanuelli, Fortuño fue más efectivo ayer que García Padilla al acercarse a la base de su colectividad. Destacó que la presencia de Ricky Rosselló, hijo del exgobernador Pedro Rosselló, en las actividades de la convención del PNP este fin de semana lo acerca a un segmento del partido fiel al exmandatario que nunca ha seguido vehementemente al primer ejecutivo.

“Él (Fortuño) le sacó provecho político a la convención”, sostuvo Emmanuelli.

En las asambleas de ayer, Fortuño se valió principalmente de destacar la ideología estadista, mientras que García Padilla centró toda su ofensiva en su oponente político, dejando en un segundo plano la defensa del Estado Libre Asociado (ELA).

“La estadidad va a ser utilizada por el PNP como un escudo para arropar a toda la base”, enfatizó Emmanuelli.

Por su parte, el excandidato popular a la alcaldía de San Juan Ferdinand Pérez atribuyó el tono más agresivo y personalista de García Padilla a las presiones que sobrevienen al acercarse la fecha de los comicios generales.

“(García Padilla) tenía que enviar un mensaje contundente sobre el contraste de él con Luis Fortuño. Creo que aprovechó cada momento del mensaje para diferenciarse, desligarse de él por completo”, puntualizó Pérez. (ENDI)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*