Ya sea Madison Avenue en Nueva York o Michigan Avenue en Chicago, salir de compras en un ambiente urbano en una de las principales atracciones en cualquier ciudad que se respete. En Miami, sin embargo, eso ha sido durante mucho tiempo el eslabón perdido.

El comienzo Brickell CitiCentre oficial de la construcción del Brickell CitiCentre el miércoles marca un punto clave para cambiar ese paradigma e impulsar la evolución de Miami como una metrópolis abierta las 24 horas. El centro de compras urbanas y uso mixto, de $1,050 millones, se extenderá por tres manzanas justo del lado oeste de Brickell Avenue y del lado sur del Río Miami, conectadas entre sí por puentes y pasos cubiertos. El proyecto, de 5 millones de pies cuadrados incluirá una tienda por departamentos, tiendas de lujo, restaurantes, un hotel, rascacielos de oficinas y condominios.

Para la urbanizadora Swire Properties, Brickell CitiCentre es una inversión en el futuro de Miami.

 “Este proyecto no se trata de lo que existe ahora o en tres años cuando abramos nuestras puertas”, dijo Steve Owens, presidente de Swire Properties. “Se trata de lo que existirá en 10 años. Los aspectos transformativos de este proyecto son contagiosos. No se trata sólo de hacer un gran proyecto de urbanización. Se trata de cambiar esta comunidad”.

Aparte de las tiendas, muchos de los elementos individuales del proyecto no son tan diferentes de lo que ya existe en el corazón urbano de Miami. Pero al unirlos, el diseño al aire libre hecho por Arquitectonica de Miami crea un atractivo lugar de reunión en medio del mar de rascacielos miamenses. A diferencia de algunos de los hoteles y condominios del área, Swire no está dedicada a un público superacaudalado, sino a uno más contemporáneo, de medios moderados a altos. El proyecto tiene además la esperanza de encontrar nichos únicos de mercado tales como su centro de bienestar dedicado al turismo médico.

“La mayor parte de lo que hemos visto en el  downtown son partes independientes sin relación alguna con lo que está al lado”, dijo Andrew Dolkart, economista y presidente de Miami Economic Associates. “Cuando se tiene un proyecto que crea un lugar de reunión atractivo se consigue un resultado diferente”.

Sólo durante la construcción, Brickell CitiCentre generará 1,700 empleos por año y habrá sobrepasado ese número en más del doble cuando esté terminado en el 2015. El impacto económico general se proyecta en $1,000 millones, de acuerdo con un estudio hecho por Miami Economic Associates.

Desde que Brickell CitiCentre fuera anunciado hace un año, su onda expansiva ha comenzado ya con al menos cinco nuevos proyectos de condominios consiguiendo ventas en el área circundante, y otros dos en la mesa de diseño.

Uno de estos es MyBrickell, de The Related Group, que se planeó antes de Brickell CitiCentre y ya ha comenzado la construcción. Pero la perspectiva de un nuevo destino urbano se ha convertido en parte clave de sus estrategias de  marketing para atraer a residentes potenciales.

“Será una atracción excelente”, dijo Jorge Pérez, presidente y presidente ejecutivo de Related. “Este es el tipo de urbanización de uso mixto que todos queremos para el área de de Downtown Miami / Brickell. Esto corona muy bien lo que hemos tratado de hacer por más de una década. Miami no es sólo sol y diversión ya. Estamos convirtiéndonos en una ciudad mucho más completa”.

Los cambios son ya evidentes en el crecimiento de la población residencial del  downtown de Miami y Brickell Avenue. Durante la última década, ese número casi se ha duplicado, alcanzando 71,600 en el 2011 a medida que los nuevos condominios se van llenando de residentes. Para el 2016, se espera que esa población llegue a 85,000. Si se agrega a eso la población laboral existente de unos 200,000, la combinación se hace extremadamente atractiva tanto para restaurantes como para comercios.

“Se ha acumulado demanda para que kis comercios minoristas se ubiquen en ese mercado”, dijo Greg Masin, corredor minorista de Cushman & Wakefield. “Ellos simplemente no han recibido el marco adecuado. Lo que esto prueba es que este mercado puede absorber más unidades de lo que los comercios minoristas pensaban originalmente”. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*