BaysideUn sitio emblemático para el turismo del Sur de la Florida, concretamente en Miami,  es Bayside, que cumple veinticinco años.

Let’s Make a Daiquiri es uno de 12 negocios locales y dos negocios nacionales que fueron parte de la apertura original de Bayside y permanecen abiertos el sábado para celebrar el 25 aniversario del mercado al aire libre que se diseñó para comenzar el renacimiento del  downtown de Miami.

“El año pasado fue el mejor año que hemos tenido nunca, y este año vamos mejor que el pasado”, dijo Parker Barnes, quien estima que las ventas aumentaron el año pasado en un 20 por ciento y están aumentando este año en un poco menos. “Está mejorando cada vez más. Una de las ideas preconcebidas que todo el mundo tiene es que Bayside es para turistas. El 80 por ciento de nuestra clientela son clientes locales habituales. Así ha sido desde que empezamos. A la gente de aquí le encanta, y ellos siguen regresando”.

Para honrar a sus fieles parroquianos, Barnes bajará los precios el sábado todo el día a lo que eran cuando el centro comercial se abrió en 1987. Es $3.50 por un daiquirí de 14 onzas, y $2.50 por una versión sin alcohol, alrededor de la mitad de los precios actuales.

Uno de los recientes aumentos en las ventas que han disfrutado Barnes y otros inquilinos del Bayside reflejan los cambios que están teniendo lugar en el  downtown de Miami, el cual ha visto aumentar su población residencial casi el doble en poco más de una década. Con 70,000 residentes entre Brickell Avenue y Midtown Miami, más de ellos podrían estar llegándose al Bayside.

Barnes está de acuerdo en que esa es probablemente una de las razones por su reciente aumento de ventas. Y otros tienen la esperanza de aprovechar algunas de esas ventajas también. Generalmente la mayoría de los inquilinos del Bayside han dependido más de los turistas que la población local para su negocio. Pregúntenle a la gente de aquí, y la mayoría le dirá que ellos no van a Bayside a menos que tengan invitados de afuera.

La gerencia de Bayside estima que el 70 por ciento de su volumen de negocios proviene de los turistas, y la mitad de estos acuden de América Central y del Sur, dijo Pamela Weller, gerente general.

“En cualquiera de esos países uno dice Bayside y ellos saben exactamente de qué se habla”, dijo Weller, quien ha estado a cargo de la propiedad durante nueve años. “Nosotros no somos Dadeland o el Miami International Mall. Somos un centro de festivales que es diferente. Por eso es que la gente viene aquí”.

Bayside era parte del concepto de Mercado Festival que Rouse Company desarrolló en la década de 1980 en importantes mercados urbanos de todo el país, incluyendo South Street Seaport en Nueva York y Faneuil Hall en Boston. La idea era que estos proyectos al aire libre ayudarían a infundir vida a los  downtowns desolados por medio de atraer a visitantes a pasearse por tiendas originales, disfrutar de una comida y escuchar música en vivo a la orilla del agua.

El comisionado del Condado Miami-Dade Xavier Suárez, quien era alcalde de Miami cuando se firmó el contrato para el Bayside, dice que ha funcionado.

“Fue el catalizador para la transformación del  downtown”, dijo Suárez. “Puso de verdad al  downtown en el mapa. Ahora hay muchos otros imanes. Pero ese fue el principal imán por muchas décadas”.

La idea era que el impacto de Bayside se expandiría al resto del área del  downtown. Pero muchos propietarios de negocios afirman que eso no ha ocurrido. Por lo general los visitantes de Bayside no se ponen a caminar por Flagler Street, y viceversa. Parte del problema es lo difícil que es para los peatones cruzar el tráfico de Biscayne Boulevard, así como el diseño del Bayside, que no se abre hacia la calle.

“Eso no funcionó de la manera que se suponía que lo hiciera”, dijo Tony Alonso, dueño de la tienda por departamentos La Época en Flagler Street y líder de negocios del  downtown. “Fue una oportunidad perdida. No hay sinergia alguna con el resto del  downtown. Bayside tiene su vida propia, y nosotros también”.

Eso es algo que la Autoridad de Desarrollo del Downtown tiene la esperanza de cambiar con su plan maestro. Se puede ver el potencial para la interacción en un día de juego del Miami Heat, en que los fans a menudo se estacionan o cenan en el Bayside y luego caminan a la AmericanAirlines Arena. Cuando abra Museum Park en el lado norte de la arena, se espera que brinde aún más razones para que la gente camine por Biscayne Boulevard.

El camino de Bayside todos estos años ha sido accidentado. En su primer año, Bayside atrajo a 12 millones de visitantes y recaudó $72 millones en ventas. Pero el proyecto perdió $1.3 millones en su primer año, $200,000 más de lo proyectado por Rouse. Además, las ventas estuvieron por debajo de los cálculos de Rouse de $90 millones, y pasaron años antes de que el proyecto hiciera ganancias.

Las ventas de Bayside subían y bajaban con el turismo de Miami. A fines de la década de 1990, el proyecto sufría de alta escasez de inquilinos, y el 9/11 marcó un punto muy bajo para muchos de los inquilinos originales, como Lorely Cruz. Pero ella persistió, y en la actualidad es propietaria de Impact Zone, una tienda de artículos de surf. Cruz empezó vendiendo pantalones cortos para ciclismo en un carrito el día de la inauguración de Bayside.

“Es por temporadas”, dijo. “Cuando se pone concurrido, es muy concurrido. Pero cuando la cosa se pone lenta, se pone bien lenta. Con los turistas extranjeros, si uno tiene el producto adecuado, ellos compran mucho. Unos años son mejores que otros. Últimamente se ha mantenido bastante estable. Llevamos mucho tiempo aquí, y nos está funcionando”.

Luego que Rouse Company vendió sus propiedades en el 2004, Bayside fue comprado por General Growth Properties, que se declaró en quiebra en abril del 2009. Bayside fue puesto a la venta. Pero General Growth salió ya de la quiebra y se propone conservar Bayside. Existe incluso especulación sobre traer nuevos inquilinos y renovar. Parte de eso se debe al éxito reciente de la propiedad.

Bayside está alquilado en un 97 por ciento, y ha visto aumentos consistentes de ventas de al menos 20 por ciento en cada uno de los últimos 15 meses, dijo Weller.

Aun cuando General Growth no quiere revelar las ventas en Bayside, estas han aumentado en dos tercios desde el 2005 y son significativamente más altas del promedio nacional de $380 por pie cuadrado, dijo Weller.

“Los negocios mejoraron de verdad en el 2005”, dijo Weller. “Creo que Bayside se ha reinventado. Ya no es tan de negocitos familiares como lo era en los años ‘90”.

Inquilinos como Latin American Café y Starbucks abren temprano para satisfacer a los que vienen a desayunar. Y la mezcla de inquilinos del centro está cambiando poco a poco. Entre los nuevos inquilinos de nivel nacional están Chili’s, Subway y una tienda de Harley Davidson (en construcción). Minoristas nacionales como Disney y Claire’s se han expandido. (The Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*