Estudiantes indocumentadosLegisladores aprobaron propuesta de matrícula estatal para indocumentados en Florida  que les permitiría pagar la tarifa de residente en universidades de Florida.

A pesar del anuncio, las universidades públicas en Broward y Palm Beach, no han seguido el ejemplo de las instituciones educativas de Miami-Dade.

“Suena mucho más fácil de lo que es”, dijo Angelia Millender, vice presidente de asuntos estudiantiles y manejo de matrícula en Broward College. “Como institución estatal, para proveer algo que el estado no apoya, tendríamos que costear la diferencia”.

Si Broward College permitiera a sus estudiantes indocumentados (actualmente cerca de 260 alumnos) pagar la tarifa estatal, no podría contarlos como residentes al recibir los reembolsos del estado, dice Millender.

 “Es difícil para las instituciones absorber ese costo. Aplaudo a [FIU y MDC] por hacerlo pero no todas las instituciones podemos”, añadió.

Ediberto Román, profesor de leyes que ayudó a impulsar el proyecto de tarifa estatal para indocumentados en FIU, dice que no solo es justo sino que también tiene sentido económico.

“La premisa básica de quienes distraen hablando sobre costos es simplemente errónea”, dijo Román. “Creo que es errónea porque asume que la tarifa de matrícula no estatal (“out-of-state tuition”) es absolutamente necesaria para mantener las instituciones aflote. La cifra de inmigrantes pagando tarifas de no-residente es pequeña seguramente. Entonces, en todo caso, las universidades no perderían mucho dinero. En realidad estarían aumentando fondos con una mayor cifra de nuevos estudiantes de DACA pagando tarifa estatal”.

Román hizo hincapié en que, si la nueva ley fallara, otras universidades podrían emular a FIU y reorganizar sus fondos. “Estamos hablando de jóvenes que, en su gran mayoría, han vivido sus vidas aquí en Florida. Estarían pagando matrícula, pero la matrícula apropiada”, añadió.

‘El mismo potencial’

Aunque ella y sus dos padres trabajan, Ana Guevara solo puede pagar dos o tres clases por semestre en Palm Beach State College, donde muchos de sus compañeros usualmente toman cuatro y cinco.

“Tenemos que sacrificar mucho para ir a la universidad”, dijo Guevara, de Lake Worth. “Pensaba graduarme antes, pero creo que a este ritmo me graduaré en 2016”.

La universidad apoya la acción legislativa como solución a largo plazo para estudiantes indocumentados como Guevara, según Grace Truman, directora de relaciones y mercadeo del PBSC.

“No estamos persiguiendo esto a nivel institucional, pues las leyes no nos dan las herramientas. Sé que hay instituciones que han encontrado la manera, pero no es algo que nosotros podemos hacer”, dijo Truman.

Guevara lideró desde agosto pasado una campaña en PBSC para que indocumentados como ella pudieran pagar tarifa estatal en esa universidad.

“Nos dijeron que no tenían los fondos [discrecionales] porque estaban reservados para atletas”, dijo Guevara. “Y que dirigiéramos la campaña a nivel estatal, a la legislatura”.

La nicaragüense de 20 años ha puesto sus esperanzas en el nuevo proyecto de ley, que le libraría de tener que pagar el triple de la tarifa de residente ($358 por crédito, en vez de $98.25).

“Tenemos la misma educación pero estamos pagando más por ella, y no es justo”, dijo. “Tenemos el mismo potencial que cualquier otro estudiante, y no nos tratan igual”.

(Informacion de EFE y El Sentinel)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*