DollarsLos comisionados de Miami-Dade llegaron a un acuerdo en la noche del jueves por un presupuesto que baja ligeramente la tasa del impuesto a la propiedad para el año fiscal 2012-13, mantiene el financiamiento para la mayoría de las organizaciones de base comunitaria y elimina una concesión del seguro de salud impuesta a principios de año a los empleados condales.

Hubo pocos desacuerdos entre los comisionados y pocos cambios al plan de gastos que el alcalde Carlos Giménez propusiera en julio. Solamente 27 personas hablaron en la audiencia de presupuesto, expresando preocupaciones relativamente menores acerca del presupuesto, en comparación con años anteriores de audiencias tumultuosas que duraban hasta las altas horas de la madrugada.

No obstante, no todo fue armonía en la noche.    

La audiencia de cinco horas, que comenzó a las 5 p.m., se estancó durante dos horas y media en una discusión sobre el plan del Jackson Health System de explorar la subcontratación de los servicios de la sala de emergencia en el hospital público.

Los comisionados admitieron que hay muy poco que puedan hacer con respecto al plan del Jackson, fuera de prohibirles usar nada del presupuesto del sistema de salud para la “privatización”. La comisionada Barbara Jordan presentó esta moción luego que terminara la audiencia pública a eso de las 7 p.m.

Esto comenzó el largo debate sobre el futuro del Jackson, y la mayoría de los comisionados dijeron al presidente ejecutivo del Jackson Carlos Migoya que se oponen a todo esfuerzo de entregar el servicio público de la sala de emergencia a contratistas privados.

“Ustedes están haciendo del Jackson una cáscara, con entidades privadas adentro, en lugar de lo que se diseñó que debía ser: el hospital para el pueblo”, dijo Jordan.

Migoya, de pie en el podio con un brazo lesionado en cabestrillo, trató de esquivar los golpes.

“No estamos tratando de vender ninguna parte del Jackson”, dijo.

Más temprano, una serie de personas, incluyendo un médico del Jackson doctor, un trabajador social y Martha Baker, presidenta de SEIU Local 1991, que representa a los enfermeros y médicos del Jackson, urgieron a la comisión a que se opusiera a toda subcontratación.

Al final, Jordan retiró su moción. La comisión dijo que se reuniría con la junta de recuperación financiera del Jackson para discutir más a fondo el asunto el mes próximo.

A eso de las 9:30 p.m., la comisión empezó la votación para aprobar el presupuesto y la tasa de impuesto a la propiedad ligeramente más baja, de $9.55 por cada $1,000 de valor tasado gravable de la propiedad, un descenso del 2 por ciento con respecto al año pasado. En un vecindario no incorporado como Kendall, el dueño de una casa de $250,000 con una exención de propietario de $50,000 pagaría unos $38 menos en impuestos condales, los cuales representan sólo una parte del total de la factura de impuestos.

Como quiera, si el valor de una propiedad subiera más del promedio de casi 2 por ciento a nivel de condado, el propietario podría ver un ligero aumento en los impuestos del Condado.

Miami-Dade publicó una noticia de “aumento de impuestos” como lo requiere la ley estatal, ya que recibirá en total más ingresos por concepto de impuestos que el año pasado gracias al aumento del valor de la propiedad. Martínez y el comisionado Bruno Barreiro votaron en contra, supuestamente por esa razón. Ambos han criticado anteriormente la nueva tasa como un aumento.

La votación sobre cómo se gastaría el presupuesto de $5,900 millones terminó 11-1, con Bovo, Jordan y los comisionados Lynda Bell, José “Pepe” Díaz, Sally Heyman, Jean Monestime, Rebeca Sosa, Javier Souto y Xavier Suárez votando a favor. Martínez votó en contra. El comisionado Dennis Moss estuvo ausente de la votación.

“Señor alcalde, a mí me gusta mucho el presupuesto”, dijo Díaz. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*