Los candidatos presidenciales republicanos que buscan atraer el influyente voto latino en Florida han limitado su campaña a criticar al ex presidente cubano Fidel Castro y a criticar la política estadounidense hacia la isla comunista. Sin embargo, el foco de los candidatos en la comunidad cubano-estadounidense anticastrista del sur de Florida podría estar ignorando un cambiante voto latino en que las visiones políticas subyacentes ya no son vistas a través del prisma de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Los precandidatos republicanos Mitt Romney, Newt Gingrich y Rick Santorum hicieron llamados a votantes cubanos durante su campaña en paradas en Miami. Tanto Romney como Gingrich criticaron la política del presidente demócrata Barack Obama hacia Cuba, que ha levantado algunas restricciones de viaje estadounidenses a la isla, y prometieron medidas más duras contra el Gobierno cubano. Sin embargo, la comunidad hispana de Florida, un importante bloque electoral en un estado crucial, se ha vuelto más diversa y ahora incluye a una comunidad puertorriqueña en rápido crecimiento, la afluencia de sudamericanos y un creciente número de mexicanos.

La demografía en evolución probablemente forzará tanto a políticos republicanos como demócratas a repensar formas de atraer a los votantes latinos de Florida. “Por años, vivimos en este mundo que era sólo sobre los cubanos”, dijo Steve Schale, un estratega demócrata con sede en Tallahassee. “El mosaico cambiante (de Florida) va a tener un impacto en nuestras políticas”, agregó.

 PANORAMA EN EVOLUCION

 Las primarias de Florida el martes darán a los precandidatos republicanos la primera oportunidad de probar su apoyo entre los hispanos, quienes a nivel nacional responden por alrededor de un 10 por ciento de los votos para las elecciones generales de noviembre, afirman analistas.

Los republicanos podrán contar con una base de estadounidenses-cubanos conservadores que son una mayoría entre los más de 400.000 votantes hispanos republicanos en Florida, muchos de ellos de Miami. En total, los latinos representan más de un 23 por ciento de la población de Florida, pero sólo un 13 por ciento de los 11,2 millones de votantes registrados en el estado. La cambiante presencia latina se nota en todo el estado de Florida, desde condominios en Orlando y sus alrededores hasta comunidades costeras en Tampa. Los puertorriqueños, que ahora son el segundo mayor grupo de hispanos superados por poco por los cubanos, responden por una creciente parte de la población en el área de Orlando. Cerca de Tampa, la tercera mayor ciudad de Florida, los mexicanos han superado a los cubanos, pero están después de los puertorriqueños como el grupo hispano más prominente.

Algunas escuelas primarias en la ciudad de Clearwater reportan tener entre sus alumnos a un 40 por ciento de hispanos, la mayoría de ellos de origen mexicano. “Eso va a tener implicaciones en el futuro cuando sean lo suficientemente mayores como para votar”, dijo Robin Gómez, el auditor de la ciudad y coordinador hispano-latino, quien tiene raíces mexicanas.

En el 2008, Obama ganó el voto hispano de Florida por un 57 por ciento, frente a un 42 por ciento del republicano John McCain, pero sorprendentemente perdió el voto cubano-estadounidense por 6 puntos porcentuales.

 El trabajo, la educación y la salud son los principales temas que muchos hispanos citan como los más importantes, comentó Mark López, subdirector del Centro Hispánico Pew. (Kevin Gray/Reuters)

 (Reporte adicional de David Adams, Tom Brown en Miami y Barbara Liston en Orlando; Editado en español por Patricio Abusleme)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*