Capriles-Chávez

A menos de cinco meses para los comicios presidenciales en Venezuela, el candidato de la oposición, Henrique Capriles, parece seguir bajando los escalones en las encuestas,que mayoritariamente le vuelven a dar malas noticias ubicándole muy por detrás de su rival, el mandatario, Hugo Chávez.

Problemas de estrategia de una campaña a la que aún le falta masificación y una opinión pública que se mantiene atenta a la salud de Chávez, son algunas de las razones que los analistas encuentran para explicar la falta de crecimiento de Capriles en las encuestas.

Sin embargo, los estudiosos aseguran que el candidato opositor aún está a tiempo de recuperarse y que en cuatro meses y medio es posible mantener opciones de victoria pese a los 17 puntos que, como mínimo, Capriles debe remontar para alcanzar a Chávez.

Estudios publicados recientemente ubican a Capriles, actual gobernador del céntrico estado Miranda, por debajo de Chávez, candidato a la tercera reelección, con variaciones de 17 a 36 puntos.

Hinterlaces, Datanálisis y GIS XXI

La encuestadora Hinterlaces, que en abril daba a Chávez una diferencia de 19 puntos por encima de Capriles, muestra este mes que la brecha se amplió y ahora se encuentra en 22.

Asimismo, en marzo pasado la firma Datanálisis daba una ventaja de 13,3 puntos en intención de voto al mandatario sobre el opositor distancia que, según datos atribuidos a esta encuestadora y difundidos por el estatal Venezolana de Televisión (VTV), se amplió a 17 puntos porcentuales.

GIS XXI, que dirige el exministro de Chávez Jesse Chacón, elevaba el 15 de marzo a 33 puntos la diferencia a favor del Presidente y a cinco meses de los comicios, lo amplió en 36.

A juicio del presidente de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, los resultados de las encuestas no indican que el candidato opositor esté perdido pues “los escenarios están completamente abiertos” y “en política no hay nada irreversible” pero aclaró que “esto no quiere decir que Capriles es el favorito”.

El analista dijo a Efe, sin embargo, que para Capriles “está es una batalla dura” pues Chávez “es un actor duro.”

Enfermedad del Presidente

Aseguró, además, que las encuestas que se difunden en este momento “recogen mucho ruido” porque “el país está centrado en la enfermedad del presidente” y por ahora se mantiene una “solidaridad primaria” sobre “el líder que está enfermo pero que la gente cree que se va a curar”.

Chávez fue sometido en febrero pasado a una intervención quirúrgica en la que le fue extraído un tumor canceroso, recurrencia del cáncer que anunció padecer el 30 de junio pasado.

Para el presidente de Datanálisis no será sino hasta el 11 de junio, fecha en que finaliza el plazo de inscripción de candidatos, cuando se verá si realmente Chávez está en condiciones de afrontar la batalla por la reelección.

Estrategia de Capriles Radonski

León señaló que la campaña electoral que está realizando Capriles y que se basa en contactos con los electores “cara a cara” está “muy bien estructurada” y “puede ser exitosa”, pero “está apenas empezando”.

“Probablemente haya que trabajar en la campaña de Capriles, el tema de la masificación es urgente (…) el tema de los problemas cotidianos de la población tiene que aparecer y, más que la confrontación con Chávez, es que la población perciba que él es el responsable de los principales problemas del país”, apunta León.

El analista aseguró que el porcentaje de indecisos ha crecido, aunque no quiso adelantar cifras.

Hace poco más de un mes, Datanalisis registraba un 25 % de indecisos.

El presidente de Hinterlaces, Oscar Schemel, coincidió con León en que Capriles aún puede crecer como candidato y alcanzar a Chávez pero aseguró que tiene por delante un camino de reflexión y análisis acerca de la realidad del país.

“La oposición y sus intelectuales siguen pensando en un país que ya no existe”, dijo Schemel a Efe y subrayó que “en Venezuela surgió una nueva identidad nacional popular” que ha sido creada por el eficiente aparato de propaganda del Gobierno de Chávez que ahora lo erige como una figura religiosa.

“Esto no es un Gobierno, este es un aparato de propaganda que tiene como objetivo cambiar la identidad de los venezolanos, cambiar sus valores, sus nociones sus significaciones, su subjetividad y lo están logrando”, dice.

Este aparato de propaganda del oficialismo ha servido, según el presidente de Hinterlaces, para arropar las iniciativas de campaña de la oposición y reorientar los fusiles antichavistas hacia otros asuntos “intrascendentes” como “confrontar a las encuestadoras”.

“Capriles está estancado porque carece de discurso”, reiteró Schemel y agregó que al gobernador le falta estrategia, sensibilidad y comprensión “de la nueva realidad social y política del país”. (Nélida Fernández/EFE).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*