American Eagle llega a La HabanaEl primer vuelo comercial en casi 50 años desde Puerto Rico llegó esta semana a Santiago de Cuba como parte de la flexibilización dispuesta por el presidente estadounidense, Barack Obama, en enero, confirmaron fuentes locales.

“El vuelo directo desde Puerto Rico acaba de llegar”, declaró un empleado del aeropuerto Antonio Maceo de Santiago de Cuba (940 km al sudeste de La Habana), consultado telefónicamente a las 12H15 locales (16H15 GMT).

Por su parte, la agencia Prensa Latina informó de que “el primer vuelo directo comercial entre Puerto Rico y Cuba quedará inaugurado hoy, lo cual restablecerá una ruta cerrada desde hace casi medio siglo por la política de bloqueo de Estados Unidos contra la nación cubana”.

Se trata de un aparato ATR de American Egle fletado por la empresa norteamericana Cuban Travel Services (CTS) que transportará 50 personas, fundamentalmente cubanos residentes en Puerto Rico, religiosos y universitarios, que retornarán el lunes a medio día a San Juan.

Obama dispuso en enero una flexibilización de los viajes a Cuba por motivos académicos, religiosos, culturales o deportivos, así como del número de aeropuertos que pueden operar viajes con ese destino, pero el Departamento del Tesoro recordó en julio que el turismo norteamericano a la isla comunista sigue prohibido.

A los aeropuertos autorizados hace años, Miami, Nueva York y Los Ángeles, se sumaron ya los de Tampa, Fort Lauderdale, Baltimore, Chicago, Atlanta, New Orleans, Dallas, Houston y San Juan en Puerto Rico“, dijo la empresa Havanatur Celimar, en un comunicado en julio pasado.

Cuba, por su parte, amplió también sus aeropuertos receptores de La Habana, Cienfuegos (centro-sur), Camagüey (este), Holguín (este) y Santiago de Cuba, a los que sumó los de Santa Clara (centro) y Manzanillo (este).

Más de 300,000 emigrados cubanos visitaron Cuba en el 2010 y se espera que la cifra llegue a los 400,000 este año. En Estados Unidos, sin relaciones diplomáticas con la isla desde 1961, viven 1.5 millones de cubanos y descendientes.

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*