La aePlunarelinea uruguaya PLUNA suspendió todos los vuelos en forma indefinida. El comunicado del Directorio informó que se “ha resuelto la suspensión de todos sus vuelos de forma indefinida, en función de que la situación económico-financiera de la empresa hace imposible asegurar una adecuada operación”.

Agregaba que la compañía “asignará todos sus recursos disponibles para contactar a los pasajeros afectados por estas circunstancias a efectos de buscarle la mejor solución posible”.

El 15 de junio de 2012, el estado uruguayo había llegado a un acuerdo con el socio privado, LeadGate, por el que el consorcio dejó la empresa PLUNA SA, socio privado de Pluna Ente.

El Estado había asumido la gestión de la compañía, de la que ya poseía el 25% de las acciones. Se anunció entonces que se iba a administrar la empresa por un período de transición de 30 días, y se otorgó prioridad al socio minoritario de LeadGate, la canadiense Jazz, que debía pronunciarse por su interés en capitalizar a PLUNA, dentro de ese mismo plazo de 30 días.

En los últimos días, corrieron versiones varias sobre la posible capitalización para que PLUNA pudiera seguir volando. Las gestiones estuvieron en manos de los ministros de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, y de Transporte y Obras Públicas, Enrique Pintado.

Pero el jueves 5 de julio, sorpresivamente, el gobierno uruguayo anunció que “la empresa PLUNA no tiene fuente de financiamiento, ni hay interesados en capitalizarla”, mientras que el ministro de Transporte aseguró que el principal objetivo “es recomponer la conectividad aérea del país”.

Ambos anunciaron que toda la situación será analizada en la mañana de este lunes en el Consejo de Ministros, donde se presentarán opciones de salida. La solución seguramente pasará por un proyecto de Ley de urgente consideración, para abrir un proceso de concurso de acreedores especial, por vía extraordinaria al régimen vigente.

La crisis se precipitó por dos juicios ganados a PLUNA por ex empleados de Varig -que estuvo asociada con PLUNA-, que exigían una indemnización de un millón y medio de dólares. Esto fue un detonante y provocó la decisión de cancelar la operativa. Las demandas de unos 800 ex funcionarios de Varig, se dice, pueden llegar a cientos de millones de dólares.

Historia

Creada en 1936, PLUNA pasó a ser propiedad del Estado en 1951, pero volvió a incorporar capitales privados en 1995, cuando se convirtió en una sociedad anónima tras asociarse con la brasileña Varig, asociación que duró hasta la quiebra de la brasileña en 2006, cuando el Estado absorbió el 49% del paquete accionario que poseía Varig. En 2007 alcanzó un acuerdo con el grupo privado LeadGate, que se quedó con el 75% de las acciones.

En los últimos cinco años PLUNA S.A. dejó un pasivo de US$ 301,5 millones y un activo de US$ 290 millones. Entre julio de 2011 y febrero de 2012, PLUNA perdió US$ 11,8 millones.

LeadGate invirtió US$ 30 millones en los cinco años que estuvo a cargo de la línea aérea. Cuando asumió el gerenciamiento, la aerolínea contaba con cinco aviones; actualmente tiene 13, la mayoría de ellos adquiridos a la canadiense Bombardier por más de US$ 360 millones con garantía del Estado.

A fines de junio, la deuda de PLUNA con Ancap por combustible era de US$ 28 millones. En el último año, PLUNA transportó más de un millón y medio de pasajeros; en 2007 fueron 479 mil. La facturación total anual, según el balance cerrado a junio, fue de US$ 140 millones.

El único resultado operativo de PLUNA se logró en el último año fiscal y ascendió a US$ 4,2 millones. PLUNA S.A. manifestó que las pérdidas se debían a “la situación internacional y regional” que enfrenta el sector y “problemas derivados del costo del combustible” y “medidas proteccionistas” de gobiernos extranjeros “que perjudicaron gravemente a la empresa”.

La situación actual

Los funcionarios de PLUNA recibieron la noticia “con asombro y amargura”, según manifestaron  dirigentes sindicales, quienes dijeron que “esperaban a un nuevo socio, y no este desenlace”.

PLUNA cuenta con casi 900 empleados, de ellos unos 200 en Argentina y 200 en Brasil. Ya 400 firmaron los documentos para iniciar el trámite para cobrar el seguro de paro; asimismo, negocian con el gobierno para que, en caso de que un inversor cree una nueva aerolínea, esté obligado a contratarlos. Fuentes gremiales también informaron que se hará el mantenimiento de los aviones.

Pasajeros varados

El anuncio de PLUNA confirmando que dejaba de volar motivó que decenas de miles de pasajeros  se quedaran sin viajar. Esta situación se dio el día del inicio de las vacaciones de invierno en Uruguay y en la región. La compañía aérea tenía un promedio de 70 vuelos diarios, en aviones con 90 asientos, la mayoría con destino a Argentina y Brasil.

Pluna flotaCada día, la línea aérea uruguaya transportaba entre 5.000 y 6.300 viajeros; el 60% de la operativa del Aeropuerto Internacional de Carrasco.

Se calcula que unos 10.000 uruguayos que salían de vacaciones al exterior se vieron afectados por el cierre de PLUNA, mientras que otros 5.000 se encontraban varados en otros países, dijeron operadores turísticos. Se estima en más de 70.000 los pasajes vendidos a agencias de viaje para los próximos meses.

El viernes 6 al mediodía, la empresa envió un nuevo comunicado oficial: “PLUNA Líneas Aéreas Uruguayas S.A. anuncia que  tras la suspensión de todos sus vuelos en forma indefinida, se están realizando gestiones para ofrecer alternativas a los pasajeros. En forma prioritaria se procurará atender la situación de aquellos pasajeros que están retornando de sus viajes en las fechas del viernes 6 de julio al lunes 9 de julio inclusive, a quienes se les solicita tomar contacto con los teléfonos del Call Center, donde se comunicará la alternativa para completar su viaje”.

Y agregó: “A quienes hubieran planificado sus viajes con fechas diferentes, o estuviesen iniciando los mismos en estas fechas, la empresa no se encuentra en condiciones de brindar soluciones concretas al momento, por lo cual se sugiere buscar otras alternativas y mantenerse al tanto de futuras comunicaciones”.

El estado se hizo cargo del regreso de los que estaban en el exterior, hasta el lunes 9, a través de acuerdos con Aerolíneas Argentinas, Lan y Tam. Pudieron colocarse alrededor del 80% de los pasajes comprados por agencias, mientras que entre el 30 y el 40% de las personas que tenían pasajes de PLUNA no pudieron cambiarlos, debido a que los compraron por su cuenta.

Por otra parte, la Dirección de Nacional de Aviación Civil aprobó un aumento temporal de frecuencias para las aerolíneas privadas BQB y Sol, previendo la demanda de vuelos no realizados por PLUNA.

De esta forma, el gobierno autorizó a BQB a sumar 35 frecuencias nuevas y 15 a la empresa Sol, siempre en el trayecto Montevideo-Buenos Aires. Sin embargo, Sol fue notificada que la autoridad aeronáutica argentina rechazó la petición; la empresa reiniciará los trámites el martes 10 (ya que el lunes 9 es feriado en la República Argentina).

Ya Aerolíneas Argentinas anunció que incrementará frecuencias en el puente aéreo Aeroparque-Montevideo, así como también en la ruta Aeroparque-Punta del Este y Ezeiza-Montevideo. Mientras tanto, la ministra de Turismo y Deporte, Liliam Kechichián declaró que “PLUNA dejó de volar pero todavía existe”. Dijo que están trabajando con las gremiales AUDAVI (Asociación Uruguaya de Agencias de Viajes) y UAVI (Unión de Agentes de Viajes del Interior), “con la certeza de que el centro del desvelo es asegurar la conectividad que Uruguay tuvo en los últimos años. Se precisa de los aviones para el turismo y para comunicarse. Nuestro rol es estar del lado de los turistas y los operadores turísticos”.

Sin perder tiempo, el lunes 9 el Poder Ejecutivo remitirá al Parlamento un proyecto para modificar la ley de concurso de acreedores. La iniciativa incluye la liquidación de PLUNA S.A., la cual para aprobarse requiere mayoría especial de 2/3 en cada cámara. La iniciativa será tratada el martes 10 en una cámara y al día siguiente en la otra, manifestaron fuentes políticas. Se eliminaría el plazo de 120 días para ejecutar el remate de los bienes y así permitir una subasta inmediata de los mismos.

Además de vender siete aviones Bombardier, el Estado subastará las frecuencias de vuelo de PLUNA a cinco países (Argentina, Brasil, Paraguay, Chile y Uruguay), incluido el puente aéreo Montevideo-Buenos Aires.

Por un acuerdo con Argentina, la mitad de las frecuencias que operan en este puente aéreo son para aerolíneas que Uruguay designe y el otro 50% para aerolíneas que el vecino país elija. La iniciativa permitirá la liberación de los activos respecto de los cuales existe garantía prendaria.

Los siete aviones Bombardier que serán subastados, y que fueron comprados mediante un préstamo del Scotia Bank y con el aval de PLUNA Ente Autónomo (del Estado), figuran en los registros contables por un valor de US$ 175 millones. Por ellos, PLUNA S.A. adeuda US$ 135 millones al banco.

El gobierno explicó a los partidos políticos que la liberación de estos activos permitirá que el Estado pueda realizar la subasta de los aviones con un precio base de US$ 150 millones, lo que podría realizarse en unos 30 días. El producto del remate será destinado a la masa acreedora.

Los primeros en cobrar serán los ex funcionarios de la aerolínea. Los restantes seis aviones, comprados en 2010 y 2011, deberán ser devueltos. No tienen como garantía al Estado porque los incorporó la compañía mediante un sistema de leasing.

La empresa que resulte ganadora en la subasta de las rutas tendrá la posibilidad del uso de la bandera nacional y también tendrá obligaciones en cuanto al personal.

Por otro lado, la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Brasil evalúa multar a PLUNA y suspender el permiso de operaciones, si no soluciona la situación de los pasajeros afectados por el cierre de la empresa.

Se calcula que unos 40.000 viajeros de ese país quedaron con pasajes emitidos a Montevideo, Punta del Este, Buenos Aires y Santiago de Chile. La ANAC dijo en un comunicado que la empresa podrá ser sancionada hasta con 360.000 reales (unos 178.000 dólares) por cada vuelo que incumpla. Por cada pasajero no atendido, la ANAC aplica una multa de 2.054 dólares. (María Shaw /Caribbean News)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*