Abel IbarraAbel Ibarra/Tampa.-

La derrota es huérfana y las más de las veces sus padres putativos se esconden tras el anonimato, la desidia,  la simulación o el simple desconocimiento del hijo tuerto, pero la victoria que obtendrá la oposición representada en la Mesa de la Unidad Democrática en las elecciones presidenciales del 2012, tendrá, con toda razón y mérito, múltiples actores que llevarán sobre sus hombros el peso del candidato que resulte ganador en las elecciones primarias a realizarse en febrero del año próximo. 

Ahora sabemos a qué atenernos y continuaremos con este esfuerzo titánico de luchar contra el autoritarismo de un caudillo sacado de las mazmorras mentales del Siglo XIX que, por las propias falencias de nuestra democracia,  por el oportunismo de quienes quisieron seguir medrando de sus restos y la desidia del país anónimo, terminó imponiéndose con un discurso en apariencia redentor que escondía en sus alforjas la única intención de perpetuarse en el poder.

Se ha hablado hasta la saciedad de los factores que contribuyeron a que el caos se apoderara de Venezuela y de ello da cuenta “La rebelión de los náufragos”, pertinaz libro de la periodista Mirtha Rivero, que sirve como tenebrosa bitácora del viaje hacia el desmadre que hoy padecemos los venezolanos, cuyos detalles, todos de importancia suma para entender nuestra tragedia resulta imposible repetir aquí, pero cuya lectura nos importa recomendar, no para contentarnos con meter el dedo en la llaga, sino para sacar provecho de esas lecciones de un pasado que aún nos persigue.

 “La rebelión de los náufragos” es un libro escrito con paciencia de chino, que pasa revista sin concesiones a los sucesos que se precipitaron a raíz del llamado “Caracazo” (una reacción popular orquestada por las fuerzas más oscuras del país, pero disfrazada de espontánea), en contra de las medidas económicas del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Basado en entrevistas a los personajes que tuvieron mayor relevancia a partir del fallido golpe de estado del 4 de febrero, hurgando en documentos de la época coleccionados como quien realiza un examen de conciencia colectiva, todo cosido con el hilo de una capacidad reflexiva excepcional, Rivero devela las claves y los factores que fabricaron la conspiración para derrocar a Pérez y dibuja la ruta por donde los venezolanos fuimos llevados como reses al matadero por resentidos haciendo el papel de notables, ex presidentes encandilados por su egolatría, medios de comunicación que medraron en la confusión y náufragos genéricos que hicieron peso para que se hundiera el barco.

Es importante que los venezolanos, incluidos los precandidatos presidenciales que batallan por conquistar el futuro, los actores del estamento político que andan a troche y moche de las trampas de Chávez para encontrar el camino correcto, los venezolanos de a pie confundidos por las campañas aviesas de guerrilleros de Internet, los agentes ni-ni que no dan un paso para no equivocarse y quedar sumidos en su nadería y los propios chavistas desencantados de su falso profeta, reflexionen sobre las líneas de este libro.

Allí podremos encontrar las claves para construir un país nuevo en la transición que viene a partir del 7 de octubre, en que derrotaremos a Chávez para que vuelva la vida.   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*