fraudeEl fiscal federal Wifredo Ferrer en referencia a la proliferación del robo de identidad y el fraude advirtió que lo mejor es presentar su declaración de impuestos lo más pronto posible para confrontar una red que se dedica a aeste delito.

“Tenemos que defender nuestras identidades personales lo mejor que podamos”, dijo Ferrer a The Miami Herald.

“Una de las mejores maneras de protegerse es presentar su declaración de impuestos tan pronto como sea posible, para vencer a los criminales antes del golpe”.

El área de Miami, tristemente célebre por su mezcla heterogénea de esquemas de fraude, es uno de los peores lugares para lo que describió como una “epidémica” ola de crímenes de robo de identidad. Para ilustrar su afirmación, la oficina de Ferrer dio a conocer el reciente procesamiento de 14 acusados ​​de una serie de bandas especializadas en el fraude con las devoluciones de impuestos.

Entre ellos están otro caso de un empleado de un hospital del sur de Florida que roba números de la Seguridad Social y fechas de nacimiento de pacientes para defraudar al Servicio de Rentas Internas.

De acuerdo con una acusación presentada en enero, la planificadora Shalamar Major, de 32 años y empleada del Hospital Regional de Boca Ratón, en Deerfield Beach, robó información personal de pacientes y suministró los datos a Tanisha Wright, a cambio de una participación en las ganancias obtenidas por cada declaración falsa presentada con éxito al IRS.

Wright, de 27 años y residente de Fort Lauderdale, está acusada de presentar las declaraciones por vía electrónica y de hacer que el IRS depositara directamente las devoluciones en tarjetas de débito prepagadas y recargables, de modo que ella pudiera hacer retiros en cajeros automáticos o compras al por menor. En total, se presentaron 57 declaraciones por un total de $306,720, de acuerdo con la acusación.

Los otros procesos incluyen:

•  En una operación encubierta del IRS realizada el mes pasado, Nael Dawud Sammour, de 52 años, fue acusado de robo de dinero público después que intentó cobrar 75 cheques de reembolso de impuestos obtenidos fraudulentamente, por un total de $750,369, de acuerdo con una acusación. Sammour fue arrestado después que presuntamente utilizó licencias de conducir y tarjetas de la Seguridad Social falsas para cobrar los reembolsos a través de agentes del IRS que se hacían pasar por cobradores de cheques. Los agentes le confiscaron $30,128 dólares.

•  Otros dos acusados, Fednol Pierre, de 34 años y residente de Miami, y Jeanson Pata, de 31 años y residente de West Palm Beach, fueron acusados ​​en enero de robo de fondos públicos y de robo de identidad agravado por su participación en seis devoluciones fraudulentas por un total de $52,535.

•  La semana pasada, cinco acusados ​​—Jeffrey Andre Young Jr., de 31 años, de Miami; Joseph Bshara, de 27, de Miami Shores; Siham Benabdallah, de 23, de Miami Shores, junto con Douglas Michael Young, de 41 años, y Nicole Young, de 42 años, propietarios de dos empresas de preparación de impuestos en Miami— se declararon culpables de conspiración para cometer fraude por $37,749 mediante el cobro de cheques de reembolso.

Los autores de estos delitos en el sur de la Florida, Tampa y otras regiones del país, roban las identidades de personas tales como los prisioneros, los pobres y hasta los niños, que no presentan declaraciones de impuestos, con el fin de evitar que el IRS detecte las presentaciones duplicadas, dijeron las autoridades. También roban tarjetas de identidad de otras personas para presentar declaraciones de impuestos falsas. En conjunto, estos esquemas de fraude han robado al gobierno de EEUU miles de millones de dólares al año desde que este delito comenzó a expandirse en el 2008, según un informe del Departamento del Tesoro.

Las victimas de estos y otros delitos semejantes en el Sur de la Florida cubren toda la gama poblacional: agentes de policía, sobrevivientes del Holocausto, infantes de Marina destacados en Afganistán, pacientes de hospitales y personas de la tercera edad.

¿Qué es lo que impulsa estos fraudes? La Florida tiene la mayor tasa de robo de identidad en el país, con 178 denuncias por cada 100,000 habitantes el año pasado, seguida por Georgia, con 120 denuncias por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con la Comisión Federal de Comercio.

Ferrer señaló que el robo de identidad es la fuerza que está detrás del “tsunami” de fraudes con los reembolsos de impuestos. Agregó que la tasa de la Florida es “eclipsada” por la del área de Miami, con 324 denuncias por cada 100,000 habitantes.

“Si bien el robo de identidad en la Florida ocupa el primer lugar en Estados Unidos, la tasa de robos de identidad en Miami ha alcanzado proporciones casi epidémicas”, dijo Ferrer el pasado otoño, después de formar una fuerza de acción con agencias federales y la policía local para atacar el pernicioso problema. Hasta el momento, su oficina informa haber acusado a 113 personas de fraudes fiscales por alrededor de $92 millones.

“Este es el delito de más rápido crecimiento y el más insidioso en el sur de la Florida”, dijo en una entrevista la semana pasada. “Este es el nuevo esquema de fraude tipo Medicare”.

La doble amenaza del robo de identidad y el fraude con el reembolso fiscal se ha vuelto tan omnipresente en la era de internet, que el inspector general de administración de impuestos del Departamento del Tesoro puso de relieve la crisis.

El informe del IG encontró que el IRS detectó 938,664 declaraciones de impuestos relacionadas con el robo de identidad, y detuvo la emisión de $6,500 millones en reembolsos fraudulentos en el 2011.

Pero el informe también encontró que el IRS pagó más de $5,200 millones en reembolsos de impuestos a los estafadores, que presentaron alrededor de 1.5 millones de declaraciones utilizando identidades robadas. El informe pronosticó que los estafadores puedan estafar $21 mil millones más al IRS en los próximos cinco años.

El informe, publicado en julio, llegó con una advertencia: “La cantidad de fraudes de reembolsos de impuestos no detectados que hemos identificado, es conservadora”.

Los investigadores penales del IRS, junto con el FBI y otras agencias federales, se han vuelto muy sensibles a la difusión de la plaga, y al daño que ésta causa a los contribuyentes.

Dijo Richard Weber, jefe de la división del IRS a cargo de los delitos: “El robo de identidad es un delito grave que victimiza a contribuyentes honestos y causa enormes penurias”. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*