SenosEl escote es sin duda una de las zonas más sexy del cuerpo de una mujer. No por nada cuando hay alguna ocasión especial, ellas procuran elegir aquellas prendas que mejor se los haga lucir. Sin embargo, todo el encanto se esfuma cuando las arrugas comienzan a aparecer. Llega así el fin del destape y el inicio de las preocupaciones por esconder lo que antes se mostraba sin vergüenza.

Suele pensarse que las arrugas en el escote son consecuencia del inevitable paso del tiempo, en otras palabras, del envejecimiento. Sin embargo, según Víctor Hugo Correa, dermatólogo de Vitaclinic, es otro el principal factor que las produce: la radiación solar. “En la zona del tórax la piel es mucho más delgada que en otras partes del cuerpo (…) Habitualmente las personas usan ropa escotada en verano, y esa exposición al sol y también el uso de solárium, genera un daño en la piel, la adelgaza más y la arruga”, sostiene.

Otro factor que influye en su aparición se relaciona con la constitución de la persona. “Hay gente que tiene una musculatura en la zona pectoral de una distribución distinta, que hace que parte del músculo del tórax se contraiga de una manera tal que se produce un fenómeno de arrugas en la zona central”, añade el especialista.

Por último -sostiene Correa-, es común que se presenten en mujeres que tienen pechos muy voluminosos o que han subido bruscamente de peso, lo que provoca un aumento en su tamaño. De esta manera, cuando duermen de lado, un pecho cae sobre el otro, la piel se pliega y se van formando las arrugas.

“Pero la gran mayoría de los casos uno los ve en gente menuda, que tiene pechos pequeños y que le aparecieron a causa del fotodaño”, reitera el dermatólogo. Por esta razón, protegerse de los rayos UV es la principal medida que se debe implementar si el objetivo es prevenir la aparición de arrugas en el escote.

“Si se usa ropa escotada, hay que aplicarse filtro solar y también hay que evitar la exposición al sol más allá de la cuenta. Porque los rayos solares además de adelgazar la piel, hacen que ésta pierda elasticidad, comience como a ‘sobrar’ y empiezan a formarse esas arrugas”, explica el especialista.

Otra alternativa destinada a evitar o por lo menos retrasar su aparición es el uso de cremas que contengan vitamina A o derivados de ella, ya que ayudan a aumentar la cantidad de colágeno, ácido hialurónico y fibras elásticas en las zonas en que se aplican. “La piel se vuelve un poco más esponjosa, un poco más hidratada, con más colágeno y eso hace que se llene más, que adquiera más volumen y se estire”, dice Víctor Hugo Correa.

En cuanto a tratamientos dermatológicos propiamente tal, el dermatólogo señala que comúnmente se utilizan aquellos que producen una retracción de la piel. En el caso específico de Vitaclinic, suelen aplicar radiofrecuencia fraccionada, la cual genera un calor intenso pero controlado, que aprieta la piel.

“Se hace en la zona del escote y normalmente lo combinamos con un poco de láser para producir una estimulación de las células de la piel, para que adquieran más volumen, se vuelvan más esponjosas y también se forme colágeno, fibras elásticas y ácido hialurónico”, sostiene el especialista. El resultado: una piel más joven, más tersa y más tensa.

También existe la opción de inyectar toxina botulínica, pero esto -explica Correa- sirve sólo para cierto tipo de pacientes. “Cuando vienen por arrugas en el escote les pido que aprieten una mano contra la otra en el centro del cuerpo y veo si el músculo pectoral se tensa. Si al tensarse la piel se arruga, ahí colocamos un poco de toxina botulínica”, indica.

Asimismo, es posible recurrir al ácido hialurónico, pero en ese caso el especialista debe tener precaución con la cantidad que aplica. Esto se debe a que, como el ácido hialurónico rellena y aporta volumen, si se inyecta demasiado la zona quedará levantada o con un pequeño relieve.

Ahora, si estás pensando en un procedimiento más radical omo una cirugía estética, debes saber que para la zona específica del escote no existe una intervención de ese tipo. “Ahí no hay nada quirúrgico que hacer”, enfatiza el dermatólogo.

Extraños dispositivos

Como la aparición de arrugas en la zona del escote preocupa a las mujeres de todo el mundo, algunas han inventado extraños dispositivos que se venden por internet y que fundamentalmente buscan evitar que un pecho caiga sobre el otro cuando se duerme de costado. El menos raro, si se puede decir, es un sostén que no tiene copas, es decir, que deja las mamas libres, pero que dispone de un área intermamaria cuya función es mantenerlas separadas. Cuesta imaginárselo, pero para que te hagas una idea es como si te pusieras un sostén deportivo al revés, o sea, con la parte de la espalda hacia adelante.

También existen unos parches de forma triangular que prometen prevenir y corregir las arrugas que se forman en el escote. Fueron creados por la maquilladora Camille Calvet y están hechos 100% de silicona médica. La idea es utilizarlos durante el sueño o por entre 20 y 60 minutos a cualquier hora del día, ya que son muy “discretos”. Asimismo, son reutilizables, lavables, y sirven por entre 45 y 60 días dependiendo de la frecuencia de uso.

Otra alternativa disponible en la red son unas almohadillas que se instalan entre los pechos, para mantenerlos separados mientras se duerme de costado. Para evitar que se corran, cuentan con tirantes que pasan sobre los hombros. Son suaves, livianas y tienen una forma que se adapta perfectamente a cualquier tamaño de mamas. También son útiles para las mujeres embarazadas, en etapa de lactancia y quienes se han sometido a cirugías de reducción o aumento de pechos, entre otras.

Una variante de las almohadillas es un producto denominado Kush, una especie de cilindro que se instala entre las mamas para separarlas. Su fabricante asegura que este dispositivo es muy cómodo, ya que su forma es anatómica, y que durante la noche permanece en su lugar, debido a que su superficie es antideslizante. Eso sí, sólo es apropiado para mujeres que tengan una copa C o mayor.

Víctor Hugo Correa reconoce que jamás había visto o escuchado hablar de estos extraños dispositivos. Sin embargo, asegura que una solución más a mano para prevenir las arrugas en el escote es utilizar durante la noche un sostén deportivo que apriete las mamas en forma homogénea. Asegura que funciona y lo bueno es que es una prenda que se puede encontrar en cualquier tienda de lencería. (Emol)

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*